lunes, 20 de julio de 2015

ESTRELLAS ROTAS

Recuerdos que se funden con el alma más irracional y la noche del rayo oscuro.
Filosofía ilegible, y agua de la lluvia que baila como ácido. Puede que exista alguna clave...

ESTRELLAS ROTAS

A lo lejos, titilan unas estrellas rotas que caen lentamente a algún pozo infinito donde nadan entre el agua cristalina. Salgo del bosque de las sedas de roble que ondean provocativas, alhajas brillantes mojadas que enternecen, y un tesoro de perlas que ilumina las almas más perdidas. En mi corazón hay una grieta que necesito tapar, antes de que la sangre huya de mí y me arrebate a mí mismo. No quiero que mi mortaja sea falsa, mentirosa, aunque lo será si nadie prende una vela en la oscuridad. Voy a contemplar las estrellas rotas y voy a intentar cogerlas al vuelo. Intentaré que mis manos se fundan con el universo mientras me asgo a las estrellas para no caer al vacío del acantilado. Las olas golpean pusilánimes las rocas. Mis lágrimas brotan hacia alguna floristería anónima, mientras mis manos de tinta se derriten por un frío punzante. Los cuadernos rechazan mis palabras y los relojes no me enseñan la hora. Llueve, en esta noche polar poblada de estrellas en caída libre. La lluvia tiende un velo sobre la realidad, y no veo nada. Todo es una mancha borrosa. Todo es una ilusión de lo que fue en algún día la búsqueda de la felicidad. ¡Nada tiene sentido en esta borrasca! Nada tiene sentido sin ti.