Entradas

Mostrando entradas de 2016

No es otra Navidad

Sé que el pretérito perfecto simple de reír de tercera persona del singular no lleva tilde porque es monosílabo, pero he tomado la decisión de que la lleve. ¿Por qué? Porque puedo. Aunque no estoy muy convencido con el final, estoy bastante contento con este texto; ¿qué pasaría si un niño desease por Navidad que los problemas políticos se acabasen? Sería algo curioso; ea, pues, aquí lo tenéis. No es otra Navidad  -¿Qué quieres este año por Navidad, hijo? El niñito rubio de seis años encontró con sus intensos y cándidos ojos a los de Santa Claus, que lo mecía suavemente en sus rodillas.  -¡Que pida ya! ¡Hay más críos!-chilló una madre en algún lugar de la cola. -¡Deje que el niño piense!-respondió Santa con acritud, para mirar de nuevo al niño y volver a la voz dulce - ¿Qué quieres por Navidad? -¿Sabes? Trump últimamente ha estado muy tocanarices. Y el tirapetardos de Corea del Norte me da mala espina. El coletas no sé qué hace por el Parlamento. En Sudamérica, Maduro... -¡Hijo, hijo!…

Tengo algo que decirte

Recién salido del horno. Hay algunas metáforas chulas, digo lo que quiero decir... en general estoy contento con este texto. ¿Lo estarás tú también? Solo hay una manera de saberlo... basta de marketing barato. Lee. Tengo algo que decirte ¡Tengo algo que decirte! Evidentemente, como escritor decente he decidido sacar provecho artístico de esta confesión que ahora publico. En fin: que tengo algo que decirte. Verás... no dejo de pensar en ti. ¡Pero no te confundas! No es que esté enamorado de ti ni nada de eso, es simplemente... que eres algo duro en lo que pensar. Es decir, cuando paso revista a otras personas es como una cadena productiva, pero, contigo, ¡se atranca! La maquinaria no reconoce al producto y tienen que venir todos los empleados para intentar averiguar qué demonios es esa cosa que ha entrado en la fábrica... hoy en una peli había dos mirándose, y he pensado con nostalgia 'Así me miraba ella, así la miraba yo; así nos mirábamos'. ¿Te echo de menos a ti o al aire q…

Amantes tenaces

Imagen
El título no me convence del todo pero me parece que es el que mejor capta la esencia de este texto... realmente la chica de este relato existió y la retrató José Garnelo: es 'El retrato de la hija de Jacinto Picón y Bouche', pero el nombre me parecía tan poco literario que lo nuqueé. Aquí tenéis la foto. Tenía en mente un texto mejor pero bueno... ¡en fin! Al fin y al cabo escribo para algún día escribir bien. Un poco de basurilla poética, pero no os preocupéis que pronto volveré a escribir locuras. ¡Un saludo! Amantes tenaces No recuerdo su nombre, pero ahora debe tener otro, así que no importa. La vi en un cuadro, y sus ojos azul ultramar se hundieron en mí como una tormenta de mil cuchillos de zafiro. El cuadro había sido pintado en torno a 1915 por un tal José Garnelo, que por lo visto fue pintor de Alfonso XIII, cuya exposición había estado un buen rato recorriendo indiferente cuando de repente me encontré frente al cuadro. La imagen, la telaraña. Su melena corta de prim…

El nuevo Fahrenheit 451

La sátira me sale como un hueso de la carne, ugh. No digo que no haya buenos libros de texto, pero puedo contarlos con los dedos de la mano y... ¿qué diste hace cuatro años en el colegio? Si la respuesta es 'No tengo ni p*** idea', probablemente te gustará este texto. Si no, no avances... El nuevo Fahrenheit 451 ¿Ha leído usted Fahrenheit 451, o como se escriba/pronuncie? Seguro que sí, desde luego, es un libro muy bueno, y si no, tiene muchas papeletas de haberse visto la película. Si, sin embargo, usted vive cómodamente debajo de una piedra, le digo de qué va: es una sociedad distópica donde los bomberos queman libros, y por ello, hay gente que se dedica a aprenderlos de memoria. O algo de eso; un tipo es la Eneida de Virgilio, otro es el Hamlet de Shakespeare... usted lo habla con él y le recita su libro de memoria. Increíble, ¿verdad? Cosa de ficción, ¿verdad? Pues no se crea... Cada día nos vamos acercando más a esa sociedad distópica. ¡Pero usted se está marcando un dis…

Cálamo y la lavadora

Este texto va dedicado a un profesor mío de pintura que nunca mancha su traje. Siempre me pregunté como lo hacía, así que hice mi propia respuesta... (me inspiré en ti, pero soy escritor, así que espero que perdones mis licencias) Espero que disfrutes, disfrutéis, esta pequeña pieza de absurdo. Cálamo y la lavadora Antonio Cálamo era un pintor que, tras haber estado pintando algunos años, era profesor de dibujo en un colegio privado. De perfil afilado, ojos intensos y oscuros y pelo brillante por su ausencia, Cálamo siempre iba al trabajo en traje.  Tenía negro, azul, gris y gris más oscuro, y nunca en el tiempo que llevaba enseñando le habían visto manchárselos una sola vez. Daba igual que estuviesen en el aula de escultura, rodeados de polvo y arcilla, o que estuviesen mezclando botes de pintura; ni una mota se atrevía a posarse sobre la tela. Si no hiciese contacto físico con sus amigos profesores, se podría pensar que tenía un campo de fuerza alrededor. -Cálamo, ¿por qué nunca t…

No me gusta el colegio

No me gusta el colegio No me gusta el colegio. Y entonces sale un iluminado de entre el público que dice 'Y a mí sí, no te jode'. Pues sí. No me gusta el colegio. El gobierno no quiere que lo sepamos, pero yo os lo digo: los colegios son cárceles. Para disimular, dejan a los chavales vestir a su bola o con uniformes relativamente bonitos, pero la estructura educativa de nuestro país, y en general, está basada en las cárceles. Esto parece una idea alocada, pero ¡confiad en mí!, todo tiene sentido. Para empezar, en los colegios hay capataces. No niego que algunos profesores tengan pasión por enseñar, y pasión por lo que enseñan... pero algunos son seres humanos profundamente insatisfechos en su vida que se desfogan con el primer inocente  que pillan. No tienen sentimientos, y si te tienen que joder, lo hacen con una sonrisa odiosa. ¿Por qué? Porque están amargados. ¿No puedo ser pintor? Profesor de dibujo. ¿No puedo ser químico? Profesor de química. Tiene gracia.  Los presos, e…

El Hombre Creativo

El Hombre Creativo© ¿Cansado de no ser nada en la vida? ¿Harto de que todos tus amigos tengan éxito en sus vidas y tú no? ¡Pues estás de suerte, porque te traigo la solución a todos tus problemas! Sin moverte del asiento cutre donde probablemente estés sentado, escúchame con atención. Hoy te traigo el Hombre Creativo. ¿Que qué es? ¡Oh, querido amigo, gracias, gracias por preguntar! El Hombre Creativo es un pseudoindividuo de raza humana que se empeña en dar la nota. Es un incordio. Mejor dicho, era un incordio, ¡porque hoy por fin le hemos encontrado una finalidad práctica! Cuando nos encargues tu Hombre Creativo, ya sea el modelo masculino o el femenino, te lo enviaremos a casa lo antes posible, en un camión de carga que lo dejará en la puerta de tu casa, ¡con caja decorada incluida! Podrás encargarle que te haga todo tipo de tareas de una manera estúpida pero interesante que jamás a ti se te habría ocurrido: resolver problemas laborales, personales, sociales, economizar en las fact…

El Juego de Fernando Serto

Una cosa que quería escribir desde hacía algún tiempo... adoro este personaje así que no dudéis en pedirme que le de vidilla más veces. Este relato se lo dedico a Mario, que dibuja muy bien, qué digo, ¡espectacularmente...! Amigo Mario, ¿sobrevivirías al juego de Fernando Serto? El Juego de Fernando Serto -¡Jefe! Ya le tenemos amarrado a la silla, solo falta usted. Tras un momento, Fernando Serto salió de la habitación prohibida. Esta era un lugar al que nadie podía acceder, ni siquiera sus más fieles hombres, que ni ellos sabían qué se ocultaba ahí. El castigo por entrar era ser ejecutado al momento por su jefe, uno de los mafiosos más temidos entre el submundo de Madrid, apodado el 'pintamonas' por su famosa buena mano con la pintura. Corría el rumor de que su padre lo había amenazado con la muerte si se dedicaba mientras él vivía al arte, de modo que Fernando estaba esperando a que se muriese para dejar la asociación en manos de alguien y retirarse a su pasión. Mientras ta…

Cuando me monto una película

El título podría ser un poco largo, pero describe la esencia del texto perfectamente, creo... espero que disfrutéis esta pieza de absurdo recién salida del horno. Y no me juzguéis, pues imaginarse futuros con desconocidos es un juego muy común :).
Cuando me monto una película
De entre todos los millones de mujeres que hay en el mundo, yo me encuentro una, como era probable. La veo, ahí, con su pelo ondeando al compás del viento de mi corazón. Parpadea. Mi cerebro reproduce su parpadeo a cámara superlenta, como en las películas. Y ahí es cuando empieza a trabajar la industria cinematográfica de mi cerebro. -A ver, ¿tenemos todo?-dice el director ya en el estudio. Y la secretaria abre un cuaderno lleno de hojas muy apuradas y empieza a leer. -Elementos imposiblemente románticos, idealización absurda de la información visual, niveles extremos de ingenuidad y desesperación, escenas sexuales con planos sugerentes en ningún caso reveladores... -¿Está la idealización de uno mismo para creer…

El rey

Escribí esto en un rato corto, pero me quedé satisfecho... que os guste :).
El rey El rey se despertó con hambre aquel domingo. Dio dos palmadas y apareció el primer mayordomo por la puerta. -Jorge, tráigame el desayuno a la cama. -Que te follen-respondió Jorge, y se fue. El rey se quedó extrañado. ¿Qué era aquella falta de respeto? Salió de su real lecho, se vistió y fue a pedirle explicaciones al guardia que custodiaba su dormitorio. -¿Qué diablos le pasa a Jorge? El guardia lo miró de reojo, le escupió en la cara y, tras decirle 'Que te follen', se dio media vuelta y se fue.  El rey deambuló por todo su castillo preguntando qué sucedía, pero siempre le respondían lo mismo. Ya harto y cansado de aquello, fue a consultar el tema con su mujer al jardín. Ella le daría respuestas. Pero cuando se acercó y presentó su pregunta, ella le miró con desdén y le dijo: -Hemos decidido destituirte. Ahora yo soy el rey. -¡Pero no puedes ser el rey! ¡Eres mujer! -Qué machista. ¡Guardias! Y …

Por qué me gusta escribir

Por qué me gusta escribir. Eso me preguntó una amiga (creo que es amiga, sí) cuando volvíamos juntos del colegio. Y yo me llené de emoción, porque entonces empezaría a hablar mi yo artista y no mi yo persona, que sin duda es mucho menos interesante que el otro. No me acuerdo exactamente de qué le respondí, pero ahora, frente al teclado, voy a contar por qué escribo.
Por qué me gusta escribir
No sabes a ciencia cierta por qué amas a una persona. Solo sabes que darías tu vida por ella si fuese necesario. Lo mismo es para mí escribir. No sé exactamente lo que me pasa dentro, pero sí sé que en mi interior un montón de historias e ideas fluyen y luchan por salir a la luz a través de mis manos. Escribir nos da a algunos un poder que sería inimaginable en nuestra vida real... escribir es calzarse por unos instantes las botas de Dios, y ponerse a crear personajes, situaciones, ¡mundos...! Tú eres Dios. Nada puede detenerte. Es tu mundo, y tú pones las reglas. Tú haces que esos personajes se …

Esta pizza es mi hijo

Esto es lo que sucede cuando un amigo y yo bromeamos sobre adoptar una pizza, y acto seguido, unos amigos me dicen que me van a presentar a una chica que dicen que va a venir de perlas. Uno de mis textos más locos, lamento la longitud, pero la historia lo pedía. ¡Disfrutadla! Esta pizza es mi hijo He conocido a una chica. Lo admito. ¿Cómo es posible, Javier?, me preguntaréis. ¿Tú? ¿Con una chica? Pues sí. Se llama Sara y el otro día me la presentaron un amigo y su novia. Quedamos en un sitio del centro, tomamos unos cafelitos y tal y la verdad es que Sara y yo nos caímos muy bien.
-Si ya lo decía yo, que esa iría bien con Javi...-decía Víctor.
-Es un poquito rara pero yo creo que conectaréis-decía su novia, Raquel.
Sara me dio su número. Y, cuando nos despedimos los cuatro y nadie me pudo ver, me puse a brincar por la calle y a juntar los talones en el aire. ¡Qué alegría! ¡Qué felicidad! Pero, amigos, hubiese sido necio de mi parte creer que el trabajo ya estaba hecho. No, no; ¡no se…

La friendzone

Acabo de ver 'Pagafantas', de Eduardo Cobeaga. Ha llegado el momento, he pensado, de que salga a la luz... La friendzone SARA LAGOS: Buenas tardes, queridos oyentes, aquí estamos, en Radio Sara, con nuestro invitado especial de hoy, Alfredo Casas, experto en fracasos amorosos. Hoy hablaremos de la friendzone. Buenas tardes, Alfredo. ALFREDO CASAS: Hola, Sara, qué tal estás. SARA: ¡Pues muy bien! Ahora dime, ¿cómo te hiciste experto en fracasos amorosos? ALFREDO: Pues no es nada fácil. Lo primero, que hay que ser rematadamente imbécil, no tener instinto y luego elegir siempre a la mujer equivocada. SARA: ¡Vaya! ¿Y cuántas veces has fracasado en el amor? ALFREDO: Tantas como hijos le dijo Dios a Abraham que tendría. SARA: Parece un número alto. ALFREDO: No te creas, siendo constante, todo se consigue. SARA: Bueno... ALFREDO: Ya, ya, lo sé, también se pueden conseguir órdenes de alejamiento, pero no he llegado a ese extremo casi nunca. SARA: En fin, dejemos de hablar de ti, y em…

Aventuras de Insta

Este texto está recién salido del horno, espero que lo disfrutéis y que os haga pensar :). Natalia, si lees esto, déjame comentario por favor :^). Aventuras de Insta Estaba yo el otro día a las dos de la madrugada, solo, a oscuras y en el sofá, y por hacer algo antes de dormir, le pregunté a una amiga los detalles de una quedada por Whatsapp. Me respondió, la respondí, no se qué no se cuál… una cosa llevó a la otra y acabé abriendo Instagram. ¿Cuántas veces nos ha pasado irnos por las ramas con el móvil? Todo iba normal, cuando de repente vi que tenía un nuevo seguidor. ‘¡Oh Dios santo!’, pensé, ‘¡quién será!’. Era una chica de mi colegio. ¡Increíble! Al instante me puse a sonreír como un imbécil y a pensar que tenía amigos. Me emocioné, sí, y empecé a darle a seguir a varios de la lista esta de recomendaciones. ¡Y entonces una amiga de la infancia, Natalia, me aceptó! Increíble, increíble, lo que os decía. ¡Y en aquel momento, cuando ya la cosa parecía inmejorable, me aceptó otro! Nada…

Atraco a misa

Una historia que no me podía quitar de la cabeza, y que creo que he desarrollado bastante a mi gusto. No obstante, cuando la encaje donde debe estar la haré mejor :). Espero que os guste esta historia de cobardía, crimen y sentimiento anticlerical. Que no quiere decir que a mí no me guste la Iglesia. Pero, demonios, me lo he pasado de miedo al escribir esto. ¡Disfrutadlo! Atraco a misa -Chavales, ¿cuánto dinero tenemos?
Esta pregunta del conductor Zeta puso en una situación incómoda a Luis y a Manuel. Se habían separado del resto del grupo de peregrinación para volver a casa, habían robado un coche y tenían rumbo a Madrid, pero se les había olvidado ese detalle insignificante que es el dinero. Luis, sudoroso, hizo cuentas. Entre los tres fugitivos, reunían nada más y nada menos que cuatro euros veinte. -Snoop Dogg nos proteja-dijo Zeta, levantando un instante los ojos hacia el cielo. -Mira el volante, mira el volante, amigo Zeta, que yo tengo una novela que escribir.-le regañó Manuel…

Aventura del Metro II

Ahí va la segunda parte de esta historia extraña y entrañable. El final no me convence del todo, pero Dios me dé vida larga para corregirlo cuando se me ocurra uno mejor. ¡Disfrutadla! :^)
Aventura del Metro II Inteligentemente, nuestro escritor picó por Fernando, el cual gritó del dolor al ser arrojado por el torno de cabeza al suelo. La encargada salió de la cabinita, abandonando el Candy Crush por un momento, y le gritó a Manuel que si le pasaba algo. Él contestó que se encontraba perfectamente. La encargada se resistió a enfadarse y se centró en ayudar al pobre Fernando, que, aunque dolorido, dijo que se encontraba bien. Lo que tiene, ser un cabeza dura. -Lamento muchísimo este pequeño accidente.-se disculpó Manuel con inusual humildad, juntando las manos y haciendo una venia. -No pasa nada, hombre, estoy bien. Tras este pequeño incidente, tras el cual la encargada volvió al juego, los dos amigos empezaron la travesía por las escaleras mecánicas. Se pusieron enfrente de las tres secci…

Aventura del Metro I