Receta de whisky

Para compensar y redimirme, tenía que llevar algo neutro para leer aquella noche a la jam. Mi mente  acabó topando en su búsqueda con el vídeo de Revolution 909, de Daft Punk, en el que se muestra una videoreceta de pasta con tomate (como estrella, una vieja seguramente italiana, amabilísima). Y así nació este texto, hecho para ser recitado por dos narradores (dos voces neutras de tutorial de Youtube, preferiblemente una masculina y otra femenina para hacer contraste). Paseadlo por los micros abiertos de los ambientes más bohemios de Madrid, les encantará y os preguntarán qué tipo de poesía es.
Receta de whisky
NARRADOR 1: Existen muchas variedades de whisky por todo el mundo, pero el procedimiento para prepararlos es muy similar, y además, sencillo y para toda la familia.
NARRADOR 2: A continuación te revelaremos cómo preparar puré de maíz, destilarlo y después añejar el alcohol para crear un whisky digno de los alcohólicos irlandeses más eminentes.
N1: Necesitas diez libras de maíz en grano sin tratar, cinco galones de agua tibia, una taza de levadura de champán, un saco grande de yute y una funda de almohada (limpia).
N2: Cosecha brotes de maíz: mójalo para que crezcan pequeños brotes, que podrán ser hechos puré. Las encimas en el puré descompondrán la levadura del maíz y producirán azúcar. Este proceso se llama germinado y es esencial para hacer whisky.
N1: Deja ahí el maíz diez trescientos-sesenta-y-cincoavos de año, esto quiere decir, diez días, con sus diez noches. Durante esta fase el maíz debe estar entre los sesenta y dos y los ochenta y seis grados Fahrenheit.
N2: Cuando los brotes de maíz hayan crecido un cuarto de pulgada, enjuágalos en un barreño con agua limpia. Mientras enjuagas el máiz, quítale los brotes, tíralos, y te quedas con el maíz.
N1: Muele los granos.
N2: Añade cinco galones de agua hirviendo al puré de maíz. Así podremos comenzar el proceso de fermentación.
N1: Asegúrate de conservar la limpieza en esta fase porque cualquier contaminación puede arruinar todo el whisky (irish disapproves). Bueno, después de que haya estado en esa agua hirviendo, deja que el puré se enfríe a unos ochenta y seis grados Fahrenheit.
N2: Añade la levadura, cierra la tapa del fermentador. De vez en cuando agita el recipiente para agitar la levadura. Ventila el fermentador con una bolsa de aire. Tienes que tener cuidado porque si entra aire a la mezcla, este hará que disminuya el efecto de la levadura (Irish disapproves).
N1: Deja que el puré se fermente en un entorno relativamente caliente. El proceso de fermentación tarda entre cinco y diez días, dependiendo de la levadura, la temperatura y la cantidad de granos que utilices.
N2: Cuando se termine de fermentar, cuela el puré en un alambique (o en la funda de almohada). Llegados a este punto, la sustancia tiene como un quince por ciento de alcohol. Comenzamos el destilado para incrementar esta cantidad.
N1: Destila el whisky entre los ciento setenta y dos y doscientos doce grados Fahrenheit. Enciende el tubo de condensación cuando la mezcla alcance los ciento veinte, ciento cuarenta grados Fahrenheit.
N2: Tira las cosas que sepan mal y embotella en lotes de quinientos mililitros. Apaga la fuente de calor y deja que el alambique se enfríe por completo, y con él, el whisky.
N1: Añeja el whisky.
N2: Ahora puedes arruinar gratis la unidad familiar.

Entradas populares de este blog

El sexto cuaderno

Dicen que soy despreciable

Lista de todos los acertijos