domingo, 29 de noviembre de 2015

Visiones


Visiones
Los vientos violentos golpean en las caras
no he de esperar mucho tiempo hasta que mi piel se vuelva rubí
si sigo por el mismo camino que mi cabeza quiere abandonar
pero mis propios nervios insisten en perseguir.

Los temblores temblantes asendian las almas
y no habré de esperar mucho tiempo hasta que la realidad se desmorone
en piezas paranormales e incomprensibles
pero mis pasos siguen sentenciando el tiempo a través de la nieve.

Los fuegos fulgurantes restallan como las catorce lunas del cisne,
pero el fénix de plata jamás caerá,
y su cuello a cada quemadura volverá a vigorizarse
en células regias de valor.

Los caos caústicos seguirán quemando el borde de nuestros relojes de mano
el oro humeante se desliza por nuestras manos hirvientes
cae al suelo y se forma una nueva vida de resplandor
cuando cada gota encuentra su auténtica unidad.

Las tormentas de tormentos continuarán retumbando cerca de nuestro oído,
los rayos asolando nuestras jóvenes púpilas,
inmortalizando en un reflejo el miedo a la vida
a cada reptar insidioso de las llamas celestes.

Los corazones de coraje seguirán dándose cabezazos contra el muro,
hasta que las suturas del muro se desprendan
para ver la luz del nacimiento de la verdad
para ver la iluminación antes de quedarse ciego.