sábado, 21 de enero de 2017

Caza de Canis

IMPORTANTE: este texto ha sido hecho con fines de entrenimiento y no pretende ofender a nadie. Tomároslo con humor. Al fin y al cabo, también critico a los listos que desprecian a algunas personas hasta tal punto que no les consideran personas, solo porque no son como ellos...Humor, humor, humor. Es importante. Nunca lo perdáis de vista.

¡Dios mío! ¿Qué hace usted por aquí? Usted, un hombre de la aristocracia inglesa, con esmoquin, bigote francés y monóculo, visitando mi humilde negocio. Oh, vaya... ¿de manera que no sabe qué hacer para entretenerse? Bueno, no sé si puedo ayudarle, dígame cuáles son sus preferencias... ¿la caza? Ah, claro, usted era aficionado a los ciervos, pero ahora que se los ha acabado se encuentra desorientado. ¡Pues ha venido usted al lugar indicado! Yo le ofrezco el nuevo entretenimiento de nuestro tiempo:
La Caza de Canis
Tras varios debates éticos en círculos humanistas de todo el país, se decidió que la epidemia de estulticia había llegado a un punto donde era imposible no actuar; los vecinos no podían dormir por el reguetón, los profesores estaban hartos de repetir las normas de comportamiento y de vestimenta y las personas respetables no podían pasear por la calle en horario nocturno, entre otras circunstancias. 
Así pues, nació el deporte que ahora usted está conociendo. Le interesa, ¿verdad? Natural, no quiere que sus impuestos se desperdicien en la educación inútil de esta gente sin al menos obtener algo a cambio, como diversión. La gente como usted y como yo no da las cosas gratis... La caza de canis es un deporte que solo tiene un requisito: plena funcionalidad corporal. El equipamiento es ropa oscura y buenas zapatillas deportivas, porque, créame, necesitará correr... y ahora, procedemos a la explicación de la actividad en sí.
Es recomendable hacer esta tarea junto a otros intelectuales que compartan su odio hacia la tribu urbana, pero también puede hacerla en solitario; pongamos que la hace con un colega. Ustedes dos se visten con sus ropas oscuras, se abrochan bien las deportivas y salen a la calle de noche, a buscar un asentamiento de canis; normalmente suelen estar en parques, aunque han de estar atentos a cualquier emplazamiento cerca de un instituto público. Digamos que, tras media hora de búsqueda, encuentran un grupo de siete bebiendo alcohol en un parque. El porcentaje de féminas en dicho grupo, deben tener en cuenta, es inversamente proporcional a la probabilidad de violencia por parte de los canis. Evaluando factores como este, la ebriedad y la zona en la que se encuentran, ustedes se ubican a una distancia segura de ellos que permita el contacto visual. Para el cani medio, de veinte a treinta metros de distancia. Cuando estén ahí los dos, pónganse muy erguidos y obsérvenles fijamente, para estudiar su reacción. El caso común es que uno se aperciba de que están siendo contemplados (suele tardar de dos a cinco minutos), que se lo cuente al resto del grupo (uno a tres minutos) y que el resto del grupo debata sobre qué hacer con los pringaos (ustedes. De uno a diez minutos, depende de la inteligencia media del grupo). Una vez cumplidas estas tres fases, los canis en ese momento se dirigirán hacia ustedes y en ese momento entrará en juego la parte dinámica del deporte; esto es, huyen de ellos hasta que estén seguros de que no les van a encontrar. Para ello, antes de ponerse a mirar a los individuos hay que estudiar la zona y posibles rutas de retirada. También han de cuidarse de llevar suficientemente tapada la cara y la ropa oscura poco reconocible, para que no puedan identificarlos si les ven de día y sobrios... entonces, hélos ahí, ustedes dos, ya a dos kilómetros de distancia, jadeantes y felices; ¡enhorabuena! Ya han cazado a sus primeros canis. Siguen a esta innumerables noches de diversión de las que siempre saldrán ilesos, simplemente asegúrense de variar zonas, o de tener planes inteligentes de rotación... esta es la modalidad simple de la caza de canis: luego cada deportista puede añadirle los cambios que considere adecuados para mejorar el rato:
-Búho policéfalo: el número de intelectuales que observa es mayor que el de los canis. Se usa para un incremento de la intimidación.
-Grillo de la noche: es como el búho policéfalo pero los intelectuales están dispersados, y cada uno huye por su lado con una ruta individual.
-La Perseira: corra, solo o con más intelectuales, delante de los canis una y otra vez hasta que se den cuenta de que están siendo utilizados para fines lúdicos. Tener mucho cuidado con esta.
-El Mono Saltarín: es como la modalidad individual, pero pegando brincos y haciendo tonterías. Solo para intelectuales un poco menos sedentarios.
-¡Cree tu propia técnica!