domingo, 17 de abril de 2016

Dicen que soy despreciable

Con este texto no apoyo malas conductos, solo defiendo la presencia de los instintos en nuestra vida... este es un texto raro, 'filosófico', y estoy abierto a discutirlo en los comentarios con vosotros :).
Dicen que soy despreciable
Dicen que soy despreciable. Dicen que soy egoísta, superficial, inmaduro, repelente. Yo escucho riendo. Y me podrían llamar inmaduro, pero antes podrían escucharme... ¿Por qué me río? Sencillo, estás diciendo algo que me hace mucha gracia. ¡Que no quiere decir que no lo tome en serio, por supuesto...! El humor no es más que otra forma de comprensión, y hay personas, que sin embargo, piensan que alguien con sentido del humor no es más que un gracioso que se dedica a despreocuparse de la vida y hacer chistes. El humor es un grado de la comprensión de la realidad en el que la persona se da cuenta de lo absurda que es la existencia, y no puede sino reírse de ella. Porque, ¿no es gracioso, amigos y que los niños piensen mejor que los adultos, que los adultos peleen por papeles verdes? La realidad nace de los humanos que la creamos con nuestra percepción, y, como si de un gran bebé gordo e idiota se tratase, el comediante se ríe de la realidad... 'Eres inmaduro', 'No sabes lo que dices', 'Sueñas demasiado'. ¿Por qué me llamas soberbio por confiar ciegamente en mí, si tú cuando me lo llamas estás completamente seguro y no piensas poder estar equivocado? ¿Por qué me llamas egoísta, si cuando te pido ayuda me dices que tienes cosas mejores que hacer que ayudar a un egoísta como yo? Me sorprende la gente que dice que lo más importante es el interior, pero luego no se pueden liar con una chica fea. ¿Y esos principios, eh, ahora dónde están? ¡Venga, bésala! Con su bigote, su entrecejo, su acné y su pelo estropajo, ¡bésala! ¡Lo que importa es el interior!, ¿no?
A todos aquellos que no les agrade yo, bien podéis saberlo, que os podéis joder. Es igual de egoísta lo que pueda ser yo que alguien que pretende privarme de ello por su bienestar. Es igual de superficial que yo diga que esa mujer tiene un buen par (de ojos) que esa sentimental no quiera relación con ese porque 'no está preparada para una relación todavía'. ¡Vamos! ¡Sed lo que queráis! ¡Sed pulcros, educados, corteses, fijaos en el interior, despreciad lo desagradable! ¡Negad vuestra naturaleza a cada paso! ¡Sed lo que queráis, pero no olvidéis que bajo esa capa de protocolo social se esconde un animal loco, loco por la buena vida, quejarse y el sexo! Yo lo acepto. Considero las vacaciones como la pereza, que es el propósito para el cual se inventaron. Creo en que si algo no gusta, hay que decirlo, y que el ser humano ha de soltar lastre para no hundirse. Y opino que a todos, sin excepción, nos gusta el sexo. ¡Vamos! ¡Que venga alguien y me lo desmienta! ¡Ya! ¡Vamos! ¿A qué estáis esperando? Puede que a una excusa... mientras la pensáis, aquí estoy yo, diciéndoos sinceramente mi opinión. Podéis insultarme para pasar el tiempo. 'Deslenguado, repelente, superficial...'. Insultadme si os consuela. Y escondeos de mí y de mis sartas de locuras. Pero no os podéis esconder de vosotros mismos.